¡Probando portabebés!

Probando, probando…¡Emeibaby!

Por que no todo es portear con fulares…¡también nos gusta una buena mochila!fb_img_15123899528252126295429.jpg

Y es que después de probar varias de distintas casas (¡y las que nos quedan!), reconocemos estar claramente enamoradas de esta mochila.

Es cierto que las primeras veces que la usas puede parecer un poco liosa con tantos cierres, pero es gracias a ellos que logramos un ajuste óptimo para el cuerpo del porteador.

“Picoteando” de aquí para allá en los tirantes finalmente podemos acomodarla muy bien a nosotras, ya que es difícil mantener los cierres ajustados de forma fija, hay muchos factores que te harán modificarlos pues según la ropa que llevemos en ese momento los abriremos o cerraremos, si hemos prestado la mochila…¡Vivan los baños con espejo! :D

Es una mochila que alcanza muy bien a las porteadoras con talla amplia y también a las de la más menuda.

Pero sobre todo y lo que me conquisto poderosamente de esta mochila es sin duda su panel, diseñado con tela de fular y colocado para parecerse a una mezcla entre bandolera y fular, ya que encontramos dos pares de anillas pequeñas en los costados de ella y un fular en forma de O componiendo el panel de la mochila, con lo que serían las puntas cosidas y con su bolsillo para introducir al bebé para que la tela le recoja de forma óptima de corva a corva.

Se adapta casi de forma perfecta tanto a una recién nacida de más o menos unos dos kilos y medio, como a una niña de tres años. Y aclaro que este periodo es relativo, porque todo dependerá del ritmo de crecimiento de nuestros bebés, pudiendo la mochila quedarse pequeña un poco antes o incluso durar más, ya que fular para recogerle tenemos mucho pero hay que contar con que el alto del panel si es fijo y por lo tanto la mochila a medida que esta crezca, le irá quedando cada vez más baja (comenzando por la nuca si la usamos desde el principio, hasta llegarle bajo las axilas).

El panel no hace falta ajustarlo y des-ajustarlo continuamente, a menos que nuestra bebé crezca o la introduzcamos con ropa muy abultada.

img-20171117-wa0078451925935.jpgUn punto en contra de ella lo encontraríamos al portear de forma ventral, pues el cinturón no se puede salvar de que pise en nuestro estómago y resulta un porteo hiperpresivo, con lo cuál no es el portabebés más recomendable para portear después de tu parto o cesárea (sobre todo si habéis pasado por esta última pues tenéis una herida importante que cuidar con mucho mimo). Pero si tu condición física es buena, quizás es que comenzará a portear papa o es tú deseo usarla desde el primer instante, desde luego es muy buena opción para tú bebé.

Y tú ¿has probado o disfrutas de una emeibaby? ¿Que opinión te merece?

¡Gracias por leer! Y no te cortes por favor ¡comenta y comparte!

 

Anuncios

2 comentarios en “Probando, probando…¡Emeibaby!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s